Sistemas de Gestión y normativa ISO. ¿Vale la pena certificarse?

Sistemas de Gestión y normativa ISO. ¿Vale la pena certificarse?

Juan Diego Berjón Juan Diego Berjón (68 Posts)

Engineer specialized in Environmental Management, Business Management, BigData Analysis and GIS Technologies


Las certificaciones ISO 9001 e ISO 14001 suponen un 92% de las certificaciones ISO a nivel mundial (datos de 2012). Si ambas las nuevas certificaciones crecieron relativamente poco con respecto a 2011, un 2% en el caso de la ISO 9001 un 9% en el caso de la ISO 14001. Esta tendencia se explica por la madurez de estos sistemas de gestión certificables.

El en caso de la ISO 50001 de gestión energética la situación es bien distinta. Aún en 2012 las certificaciones ISO 50001 representaban un 0,1% de las certificaciones ISO a nivel mundial, pero las nuevas certificaciones en el año 2012 ascendieron a 1063, lo que supone un crecimiento del 332% respecto a 2011. Esto quiere decir que la ISO 50001 es un sistema de gestión novedoso que sin duda tiene mucho futuro por delante.

Una de las razones obvias por las que el sistema de gestión ISO 50001 se está implantando de forma exponencial es porque supone un ahorro con la mera implantación, ya que, con una simple medida de mejora en la gestión del uso de los equipos es suficiente para reducir la factura de la luz.

 

Pero, ¿vale la pena certificarse? Cuando implantamos un Sistema de Gestión en una organización parece una obviedad decir que dicha organización quiere gestionar. Sin embargo, no es esto lo que ocurre. Las organizaciones están inmersas en un mercado competitivo que las empuja a cumplir ciertos requisitos que las permitan un mejor posicionamiento en esa competición. En la mayor parte de las ocasiones, por tanto, el retorno de la inversión en el sistema de gestión se contabiliza a través de los futuros ingresos generados a partir de la nueva adquisición de un contrato o de un nuevo proveedor o cliente.

La prueba de ello es que las certificaciones de los sistemas de gestión verificados no es un hecho que se refleje fielmente en el Producto Interior Bruto de un país, lo cual, si suponemos que un Sistema de Gestión aporta valor, sí debiera reflejarse.

Cert-pib

Con este gráfico de dispersión podemos observar que sí existe una línea de tendencia potencial (R2 = 0,7) entre el PIB y en número de Certificaciones. Es decir, el 70% de las situaciones de certificación se pueden explicar con la variable explicativa (PIB).

Si observamos las diferentes correlaciones podemos observar como las certificaciones en los sistemas de gestión más maduros tienen una correlación positiva débil con el PIB (Coeficiente de Correlación de Pearson = 0,3), mientras que actualmente la norma ISO 50001, inmadura, aún carece de correlación con la riqueza generada por un país**.

correlaciones

**Muchas veces son las que hablamos del PIB y la riqueza de un país. Este concepto está comenzando a cambiar. Hay que tener muy presente que el PIB mide la riqueza generada por un país durante un año, pero no mide la riqueza total del país (sus recursos naturales, sus minas, sus costas, sus carreteras, sus hospitales, sus universidades, sus fábricas, etc). Tampoco se mide en el PIB la economía sumergida completamente, aunque puedan hacerse algunos ajustes para tenerse en cuenta parcialmente.

Existen 4 casos que cabe destacar que se salen con una mayor distancia de la línea de tendencia:

a)  China

La política de China es la de utilizar el Sistema de Gestión para introducirse en el mercado global y adoptar políticas de exportación. El altísimo número de certificaciones ISO no se corresponde con el PIB del país, por tanto la actitud general de China va en la línea de la mera consecución del sello.

b)  Italia y España

Italia y España tienen un comportamiento similar. Italia en mayor medida y España en menor medida, tienden a asemejarse al comportamiento de China. Incluso en el registro en el modelo EMAS, el cual es más exigente en cuanto a su certificación que la ISO 14001, también Italia y España destacan del resto de países europeos soportando ellos el 51% y el 17% respectivamente.

http://ec.europa.eu/environment/emas/register/reports/reports.do;jsessionid=aiJl-yc_IfhYO4irSlNSQPf0quirIzDg68QfQIbJn0hVpLczCJNO!-524100773

c)   Estados Unidos

En cuanto a la certificación ISO se refiere, es evidente que EEUU opta por una política distinta. No recurre a verificar externamente sus procedimientos de calidad o medio ambiente; sin embargo, el PIB es sobradamente superior al resto de países (2013).

 

Una prueba más es la eliminación o supresión de certificaciones en ISO 9001, que es la más cuantiosa y la que marca la cantidad total de certificaciones.

withdrown

Se puede observar que se conserva el comportamiento del gráfico de certificaciones totales.

CONCLUSIÓN: las certificaciones ISO están débilmente relacionadas con la riqueza económica que genera un país en un año. Si intrapolamos esto a las organizaciones podríamos decir que, de forma general, la certificación de un Sistema de Gestión contribuye débilmente a aportar al PIB y por tanto a generar riqueza. Una organización inteligente se debe apoyar en los Sistemas de Gestión para aportar valor a la empresa, y el trámite de la certificación habría de considerarse como tal, un trámite de reconocimiento que nos permita optar a un mercado en mejores condiciones, pero habiéndose creído y practicado lo primero anteriormente. La obtención de un sello no debe ser el fin de la implementación de un Sistema de Gestión. Es completamente lícito e incluso positivo que una organización opte por la obtención de un sello para cumplir con sus líneas estratégicas, pero es negativo y poco inteligente entender el concepto de Sistema de Gestión de una forma fría y completamente interesada para cumplir otros fines ajenos al Sistema, ya que con el tiempo esta herramienta se convertirá en un obstáculo. Quien dice obstáculo dice disminución de la eficacia empresarial.

tabla resumen

*Muchas veces caemos en el error de que esta situación es negativa. En la realidad no ocurre así. Una empresa cuya estrategia esté alejada de la normativa ISO no tiene porqué contar con una mala gestión. Al igual que una empresa aparentemente cercana de la normativa ISO puede no tener una buena gestión.

Written by Juan Diego Berjón

Engineer specialized in Environmental Management, Business Management, BigData Analysis and GIS Technologies

Be Sociable, Share!

About the Author

Juan Diego Berjón Juan Diego Berjón
Engineer specialized in Environmental Management, Business Management, BigData Analysis and GIS Technologies

Comments

  1. avatar
    Danilo Martinez - June 5, 2014 at 10:19 pm

    Interesante análisis, es necesario conocer a ciencia cierta el impacto de la certificación en la economía de la empresa y en la del país como un todo. Sin embargo en el análisis realizado, no me convence el hecho de correlacionar certificaciones totales con el PBI del país; antes preferiría analizar el PBI del país con el % de empresas certificadas, por ejemplo, o la evolución del aporte al PBI de empresas certificadas vs. empresas sin certificar. De esta manera entiendo tendríamos una comparación más confiable y una base para concluir si hay o no correlación entre certificación y crecimiento económico.

    Reply
    • avatar
      juandib4 - June 7, 2014 at 12:00 pm

      Muchas gracias por el aporte¡ Es sin duda una buena comparación que analizaría la evolución del PIB y las certificaciones. Lo tendré en cuenta en posteriores entradas. En este caso se compara la “foto” mundial.

      Reply

Leave a Reply